Los mitos y la realidad del Dengue

Todo lo que no sabías del mosquito












Mucho se habla y poco se hace en relación a la epidemia del Dengue en nuestro país. Fotos con funcionarios sentados, en vez de actuar, y la imagen más contraproducente que se utiliza para garantizar el “hacemos algo” en la lucha contra el dengue: una camioneta municipal fumigando plazas y calles.
En primer lugar, hay que saber que el “Aedes Aegypti” no está en la plaza o el parquecito de tu barrio. Está en el fondo de tu casa, en tu jardín, dentro de tachos o baldes que se descartan para su uso.
La cuadrilla de fumigación es altamente nociva para otros predadores del mosquito: genera una sensación de tranquilidad, despreocupándonos de descacharrizar en nuestros domicilios. Los medios en este sentido tienen una alta responsabilidad en la forma en que informan.
La hembra del Aedes Aegypti desova en las paredes de los recipientes arrumbados con agua en su interior. Cuando llueve, el agua que corre provoca el desarrollo de la larva. El rocío matinal también contribuye a la proliferación de la larva del mosquito.
Esos jugos de pastos y plantas de jardín son el alimento del insecto. Por su parte, la hembra pica después de copular, para obtener las proteínas de la sangre humana.
De allí que, en tareas de prevención, se haga hincapié en el desmalezamiento de terrenos baldíos y en la insistente “descacharrización” para eliminar focos infecciosos en los barrios.

Foto: Prensa Municipalidad de San José

Comentarios

Entradas populares de este blog

CGE rechazó denuncia de Maxit a Directora de Escuela 54.

Un espectáculo en vivo único: la forja de cuchillos.

Hacé tu propio programa en La radio de La Botica!